7 de Julio. Dia de la Conservación del suelo

Cada 7 de julio pasa desapercibido para la mayoría de los argentinos la conmemoración del Día Nacional de la conservación del suelo.

Se celebra a la memoria de Hugh Hammond Bennett, Americano, nacido en el Estado de California del Norte y  pionero en el campo de la conservación de suelos en los Estados Unidos de América. 

Los esfuerzos de Bennet, cambiaron la mentalidad de los agricultores americanos hacia la conservación del suelo y les ayudó a comprender nuevas formas de cultivo que protegían el suelo preservando la fertilidad.

Su obra fue clave y decisiva en el desarrollo agrícola de los Estados Unidos y su obra trascendió las fronteras. 

El filo del arado que rompió el ecosistema. 

En la década del 30, Estados Unidos fue cubierta por uno de los peores desastres ecológicos del siglo XX.

Las tierras pobladas de pastizales y  manadas de búfalos que habitaban el gran desierto americano, pasaron de verde a amarillo, de brisa a viento luego de la ambiciosa intervención del hombre. 

En 1862 el gobierno ofreció parcelas gratuitas a los colonos que se establecieran en las Grandes Llanuras un mínimo de cinco años, cultivarán la tierra y construyeran una casa. 

El reemplazo de las pasturas naturales, de raíces más largas,  que retienen la humedad y el suelo, la falta de rotación de cultivos y el sobre pastoreo tuvieron un efecto devastador. 

Las tormentas de polvo (Dust Bowl).

La intervención del arado y los sucesivos avances tecnológicos sumado a la desaparición de los búfalos de las grandes llanuras rompió con el equilibrio natural del ecosistema. 

Mas de 400.000 hectáreas de cultivo fueron afectadas y muchos granjeros abandonaron todo y se fueron a vivir a las ciudades más cercanas. 

La destrucción de las comunidades de gramíneas, que mantenían el suelo cohesionado y atrapaban humedad, dejó el suelo sin protección.

Al grave problema de erocion se sumo la falta de precipitaciones que fueron muy por debajo de los regímenes normales. 

En 1933, Hugh Hammond Bennett fue nombrado fue nombrado Director del Servicio  Nacional de Erosión del Suelo .

Y su intervención fue trascendental en la recuperación de las llanuras y tierras de cultivos sumamante erocionades. 

La conservación del suelo se convirtió en el trabajo de su vida.

  • Enseñó a las granjeros tecnicas de rotacion de cultivos y pastoreo. 
  • También trabajo en la implementación de terraplenes 
  • Desde el el Servicio el Servicio Forestal se plantaron más de 200.000.000. de árboles como barreras contra los vientos. 
  • Su intervención logro recuperar suelos devastados y sus consejos salvaron ca continuidad agrícola de las grandes llanuras.

Entre los muchos artículos y libros de Bennett se encuentran Conservación del suelo (1939), Elementos de la conservación del suelo (1947) y Los suelos y la agricultura de los estados del sur (1921).

Bennett ganó una medalla de conservación de la Sociedad Audubon y fue elogiado como el “mejor evangelista de la tierra de todos los tiempos” y un “verdadero conservacionista cuya enseñanza básica era la agricultura sana en todo el mundo.

Fuentes.

Wikipedia.

Farm Bureau

INTA.

Sustentar Tv.

Hugh Hammond Bennett. Padre de la conservación del suelo.

Ph. Wikipedia.

Hijo de granjeros de la zona rural de Carolina del Norte, nacido el 15 de abril de 1881.

En 1933 fue nombrado Director del Servicio de Erosión del Suelo.

Los esfuerzos de Hammond cambiaron la mentalidad de los agricultores estadounidenses hacia la conservación del suelo.

Como director del Servicio, ayudó a comprender y aprender nuevas formas de cultivo que protegían el suelo y preservaban su fertilidad.

Era consciente que de la forma en que se tratara al suelo, iba a determinar la longevidad del mismo. 

 Pidió por “Un tremendo despertar nacional a la necesidad de actuar hacia la mejora de nuestras prácticas agrícolas”.

Los estadounidenses han sido los mayores destructores de la tierra de cualquier raza o pueblo, bárbaro o civilizado”.

Hugh H. Bennett

Contexto histórico. 

La gran depresión tenía Franklin D. Roosevelt tratando desesperadamente de recuperarse de su fuerte impacto.

Mientras tanto, en las grandes planicies, enormes tormentas de polvo cruzaban el país llevando miles de millas de suelo del Medio Oeste a la Costa Este.

Hubo tormentas de semanas enteras en las llanuras del sur. 

Ph. American Dust Bowl.

 La Primera Guerra Mundial, incitó a los agricultores a aumentar la producción. 

Los altos rendimientos del trigo en el área, junto con la promesa de prosperidad general, alentaron a más grupos de colonos a moverse hacia el oeste.

Sin embargo, los agricultores no emplearon las medidas necesarias para la conservación del suelo. 

Granjeros del Oeste.

Vastas áreas de tierra se habían convertido en tierras de cultivo en las Grandes Llanuras. 

Se había eliminado la vegetación natural que mantenía la parte superior del suelo en su lugar.

A esto se le sumaron condiciones climáticas adversas de sequía prolongada lo que dio como resultado la catástrofe conocida como Dust Bowl.

Las tormentas de polvo.

La rápida mecanización de los equipos agrícolas hizo posible que los agricultores araran la mayoría de los pastizales.

La capa superficial, virgen y de pastos nativos con raíces profundas que usualmente atrapaban el suelo y la humedad durante los períodos secos.

Fueron arrasadas por el arado y reemplazadas por cultivos de raíces cortas. 

Con el paso del tiempo, estos granjeros literalmente observaron como la preciosa capa superior y fértil de la tierra, literalmente se “volaba” de sus granjas. 

Toneladas de tierra fueron barridas de campos áridos en nubes de polvo por cientos de millas. 

INTA Sáenz Peña- tormenta de polvo Texas 1930


Ph. American Dust Bowl.

La sequía y la erosión del Dust Bowl afectaron 40.000.000 ha en porciones de los estados de Texas y Oklahoma y áreas menores de Nueva México, Colorado y Kansas.

Fue la culminación de décadas de abuso de la tierra y una sequía.

En retrospectiva, es fácil ver las trágicas consecuencias: la destrucción de vastas superficies donde creían pastizales naturales que protegían al suelo de la erosión eólica.

Sumado a un retorno a condiciones semi- desérticas luego del corto período de precipitaciones por encima del promedio hídrico anual. 

Decenas de miles de familias fueron forzadas a abandonar sus granjas y muchas emigraron a California donde encontraron condiciones que no fueron mucho mejores que aquellas que habían dejado.

La erosión del suelo era ahora un tema de preocupación nacional

Citado por el congreso. 

En la década de 1920, Bennett había estado escribiendo activamente sobre la erosión del suelo para revistas populares y científicas.

En mayo de 1934, fue citado a declarar ante el comité del Congreso sobre las Tormentas de Polvo.

Las crónicas relatan que Bennett se presentó al congreso teniendo en cuenta una tormenta de viento que se acercaba a Washington.

El seguimiento de la tormenta fue informado por la prensa, por lo tanto no se conoce muy bien cuánto Bennet podría haber influenciado con el tiempo de su charla.

Uno de los senadores presentes remarcó: “ Se está poniendo oscuro. Quizás una tormenta esté cerca”.

Los comentarios de los periódicos e informes del tiempo indican que el remolino de polvo llegaría en cualquier momento.

 Una tormenta de polvo proveniente  desde las llanuras que rodean Washington, cubrió el congreso mientras Bennett estaba hablando. 

Lo cual hizo que el Congreso no dudara ni un segundo en en actuar.

El 27 de abril de 1935, el Congreso de Estados Unidos aprobó sin un solo voto en contra, la Ley de Conservación de Suelos.

Esta aprobación establecía al Servicio de Conservación de Suelos, actualmente el Servicio de Conservación de Recursos naturales (USDA) y nombraron a Hugh Bennett como su primer director.

Bennett, la fuerza conductora detrás de la ciencia de la conservación del suelo.

Fue el encargado de la implementación en prácticas de conservación y desarrollo de consejos para conservación de suelo y el agua.

En respuesta a la campaña de Bennett para la conservación del suelo, se adjuntó una enmienda al proyecto de ley de apropiaciones de 1930 que autoriza al USDA a establecer una serie de estaciones experimentales de erosión del suelo. 

Las ubicaciones fueron seleccionadas por Bennett, e involucraron equipos de investigadores que establecieron parcelas para medir las condiciones de erosión en diversos tipos de cultivos, suelos, rotaciones y sus respuestas a diferentes prácticas y estructuras de manejo agrícola

Como un testimonio de la efectividad de estas medidas, durante el período de sequía que ocurrió en los 50,  existió nula o muy poca erosión.

Se dedicó a recomendar a los granjeros cuales eran las prácticas más aconsejables para la producción agrícola, trabajando codo a codo con ellos.  

El hecho de ser hijo de un granjero, le facilitó el acercamiento y le permitió conseguir buenos resultados. 

Fuente. Usda.

Entre las acciones que se llevaron a cabo.

  • El Servicio de Conservación de Suelos produjo mapas detallados, algunos utilizando fotos aéreas.
  • Se alentó a los propietarios de las granjas de zonas más secas de las planicies a volver a establecerse en otras tierras.
  • Las zonas altamente erosionables fueron excluidas de la producción agrícola.
  • El Servicio Forestal plantó árboles en tierras privadas para crear cortinas rompevientos.
  •  Fundó la Sociedad de Conservación de Suelo y Agua.

Bennett ayudó a los americanos a descubrir que la sostenibilidad de la producción agropecuaria y la protección del suelo, el agua y el aire era proteger el futuro. 

Fuera de la larga lista de regalos de la naturaleza al hombre, ninguno es tal vez tan esencial para la vida humana como el suelo. 

Hugh Hammond Bennett,

Fuentes.