Producción orgánica y agroecológica. Que tienen en común y que no.

La tierra es un órgano del cuerpo agrícola y se debe mantener en un estado vital y fértil utilizando medios naturales.

Rudolf Steiner.

Tome la decisión de redactar este posteo, ya que constantemente me encontraba con gente empecinada en diferenciar uno del otro, cuando ambos son partes de un mismo concepto. La Ecología.

Aunque sí sostengo que indiscutiblemente, es necesario realizar una separación de los modelos de producción “ecológicos” de los convencionales.

Y cito modelos de producción ecológica, por que si bien en Argentina conocemos la producción agroecológica, orgánica y desde hace un tiempo la biodinámica.

Son varios los modelos de producción ecológica desarrollados en otros países, con distintas variantes pero con un mismo fin.

La producción de alimentos saludables, libres de químicos y la preservación del activo más importante que tenemos, La Tierra.

¿Orgánico o agroecológico? He aquí la cuestión.

Si bien, el público conocedor y entendido en el tema, conoce y distingue las diferencias, me di cuenta que todavía existe mucha desinformación al respecto.

Me propuse investigar y desarrollar un posteo para para tener pautas claras sobre cuáles son las similitudes y diferencias de la producción orgánica y la agroecológica.

Antes que nada, debemos entender que ambos conceptos persiguen lo mismo, son modelos de producción sustentables y sumamente amigables con la naturaleza.

Su principal aliado es el consumidor consciente, que reconoce la diferencia de un producto natural y libre de químicos en toda su cadena de producción y elaboración.

Y por sobre todas las cosas, valora cada vez más, la llegada al mercado de alternativas saludables, tanto para nuestro cuerpo, como para la del planeta.

Comencemos…

A fines del 2019 se celebró la Segunda Semana de los Alimentos Orgánicos y si bien la producción lleva más de 25 años de existencia en nuestro país, su crecimiento interno se encuentra, aún en una etapa de desarrollo.

Con normas de producción y estándares de los más elevados, Argentina cuenta con 3,2 millones de hectáreas certificadas lo que coloca al país, segundo en el ranking mundial, detrás de Australia.

En cuanto a la producción Agroecológica, se realizó en Mendoza a fines del 2019, el Primer Congreso de agroecología bajo el lema Otra agricultura es posible: cultivando interacciones para el mañana”.

Congreso que se planteó el lugar en el que se encuentra hoy, la agroecología y hacia dónde se dirige.

Uno de los enfoques que lo escuche de Santiago Sarandón y me resultó esencial es comprender que la agricultura, es una actividad esencial del ser humano.

Ya que si tenemos en cuenta su finalidad es la producción de alimentos para los seres humanos, si se llegara a interrumpir, básicamente, estaríamos en problemas.

Ahora bien, ambos modelos de producción, se destacan por no usar productos de síntesis química, el cuidado tanto, del equilibrio de los ecosistemas donde se encuentran y de los recursos naturales que disponen.

Me parece interesante, primero que vayamos un poco para atrás y analizamos, cómo se llegó a desarrollar los sistemas de producción extensivas.

Ya que en ese desarrollo, fue, donde se rompió el equilibrio que habían encontrado los primeros hombres, cuando dejaron de ser nómadas y comenzaron a cultivar la tierra.

Desarrollo de la agricultura.

Haciendo un breve análisis sobre la evolución del hombre y su relación con la agricultura, sabemos que el hombre primitivo vivía de la caza, la pesca y la recolección de frutos que le ofrecía la naturaleza.

En las distintas etapas de evolución como especie, fuimos aprendiendo a cultivar, criar y domesticar los recursos que estaban disponibles.

Así fue como comenzó el cultivo de trigo, lentejas y garbanzos junto con otros cereales y leguminosas en el Mediterráneo.

En latinoamérica, los aztecas plataban papa, frijoles y maíz y en Asia se desarrolló el cultivo arroz.

Con el tiempo se fue descubriendo que la alternancia de los cultivos con las leguminosas y el uso de abonos ayudaban a mejorar el suelo.

En un primer momento, la tierra se trabajaba con herramientas creadas a base de maderas, que fueron reemplazadas más adelante, por otras de metal a la vez que se implementa el caballo como animal de tiro.

Hacia fines del 1800, el caballo es reemplazado por el tractor y se comienzan a realizar cultivos de forma extensiva.

En 1910,  proceso de Haber-Bosch para sintetizar fertilizante de nitrato de amonio a escala industrial contribuyó de manera significativa al aumentó del rendimiento agrícola. (…)

En los años posteriores a la segunda guerra mundial la utilización de fertilizantes de síntesis química se intensificó y alrededor de 1970 se comienza a plantear la eficacia real de este tipo de prácticas.

Este planteamiento es clave, ya que significó la línea divisoria de aguas el lo que sería la agricultura convencional y extensiva de la ecológica.

Si bien ya en la década del 30 (Hugh H. Bennett, Estados Unidos) y del 40 (Sir Albert Howard, Inglaterra) avisaron de los daños que la agricultura extensiva demandaba por Revolución Industrial generaba daños en los suelos.

Todavía no estaba se había potenciado el impacto que significó, décadas más tarde, la llegada de los productos de síntesis química.

PH. Hablemos de cultura.

Una analogía que me resultó muy interesante, que se la escuche del Ing. Agrónomo Eduardo Cerdá, es la de los anabólicos y los fertilizantes químicos.

En la agricultura convencional, para conseguir buenos rindes o conseguir que la cosecha llegue al máximo, se necesita si o si, de insumos, de un paquete tecnológico y productos de síntesis química.

Que si uno lee el rótulo, dice entre otras cosas, su uso indebido puede causar daños a la salud y al medioambiente. (wfh!!)

Lo que quiero señalar con esto es que ambos tienen un punto en común, la utilización de un agente externo para el desarrollo o la obtención de un resultado deseado X.

Ahora, si analizamos esto en el caso concreto de la agricultura convencional, podemos llegar a la conclusión, sin profundizar demasiado, que este sistema, que necesita de todo un paquete tecnológico para producir.

Y está lejos de lo que sostiene Rudolf Steiner, que decía que La tierra es un órgano del cuerpo agrícola y se debe mantener en un estado vital y fértil utilizando medios naturales.

Qué tan verde puede ser tu revolución.

La década del 60, marcó, entre otras cosas, la llegada de la llamada “Revolución Verde” que, terminó siendo el modelo de producción agrario y extensivo que conocemos hoy.

La Revolución Verde consistió en la siembra de variedades mejoradas de maíz, trigo y otros granos, cultivando una sola especie en un terreno durante todo el año, aplicando grandes cantidades de agua, fertilizantes, fungicidas y plaguicidas.

Este sistema de producción, hace tiempo está siendo cuestionado y mostrando la enorme cantidad de falencias, no solo por el desgaste del principal recurso, la tierra.

Y los daños a quienes aplican los insecticidas, las contaminaciones de las napas subterráneas, aguas de lagunas y arroyos como así también de las poblaciones que se encuentran a la vera de los campos.

Si no que además y por sobre todas las cosas, el daño desconocido que implica el consumo de alimentos “rociados” por productos químicos y venenos.

En cuanto a sistemas de producción agrícolas, podemos decir que existen en nuestro país, dos grandes ramas.

Y si bien existen diferentes variables y enfoques como veremos más adelante, en nuestro país, podemos decir que existen dos grandes ramas.

  • Agricultura convencional.
  • Agricultura ecologica (organica y agroecologica)
Campos de producción extensiva

Ahora bien, para ponernos en contexto a nivel nacional.

Con 31 millones de hectáreas cultivables, nuestro país ocupa el décimo lugar de países agrícolas y la gran mayoría de la agricultura, se realiza de manera convencional.

Pero nuestro foco, lo vamos a poner sobre ese pequeño procentaje que hoy ocupa la produccion ecologica con dos ramas fuertes.

La Agroecología y la producción orgánica.

Un análisis sobre estas dos formas de producción ecológica que se están poniendo en boga, para muchos puede ser lo mismo y para otras, son antagónicas.

Me propuse desarrollar varios puntos en común y también las diferencias para que vos, como consumidor consciente, que busca alimentarse sano, tenga herramientas para discernir apropiadamente.

Para muchos orgánico o agroecológico, son lo mismo, pero para otros tantos, o se está de un lado o se está del otro.

Sin darnos cuenta que, muchas veces, estamos en un mismo barco.

Esta quizás sea la parte que a los argentinos más nos cuesta, como dignos descendientes de Italianos (que en parte somos) o somos orgánico o somos agroecológicos.

La realización de este posteo vino, al darme cuenta que en lugar de apalancarse y realizar un crecimiento en conjunto, algunos productores de cada sector, los más conservadores de ambas líneas, ven a al otro como enemigo.

Esta misma diferenciación suele darse también en los consumidores y algunos influencers que se posicionan de un lado atacando, al otro.

Sin darse cuenta que la batalla, si es que existiera alguna, es en la preservación del activo más importante que tenemos los seres humanos, el planeta tierra.

Ahora bien.

Realizada esta larga y necesaria introducción, vamos a desarrollar en concreto que tienen en común y que no, la agroecología y la producción orgánica.

Nota. Si no leiste la Parte 1 de este posteo, en este enlace puedes acceder.

Un eje común para dos maneras de producir.

Enrico Cresta, productor de trigo y maíz orgánico de la provincia de Córdoba, me brindó un enfoque super interesante.

Plantea inicialmente y para ubicarnos a nivel global y local, que las realidades varían dependiendo regiones y países.

En el caso de Europa, los movimientos agroecológico y orgánico se encuentran más cercanos, ya que se trata, por una cuestión de espacios, de productores más pequeños.

Mientras que en Latinoamérica, por la extensión de sus países varía en cada uno y si nos centramos en nuestro país, tenemos dos grandes regiones, Norte y Sur que nos plantean dos realidades productivas diferentes.

Una de esas es la agricultura familiar, quizás la que más se vio afectada con el crecimiento de la Agricultura extensiva, llamada también, no sin razones, Agronegocio.

No solo por el consiguiente desarraigo que significó en la mayoría de los casos, si no también, la pérdida de uno de los activos más valiosos. El conocimiento.

Pero retomemos el enfoque…

Para Cresta, existe un eje troncal en el cual la Agroecología y la Producción Orgánica se encuentran, que son los siguientes 5 puntos.

  • Libres de GMO (transgénicos)
  • No utilizan fertilizantes de síntesis química.
  • No utilizan herbicidas de síntesis química.
  • No utilizan plaguicidas, insecticidas o fungicidas químicos.
  • Se basan en la fertilidad del suelo, en la biodiversidad y respetan los ciclos de la naturaleza.

Esto es crucial y quizás lo más importante, porque cuando elegimos consumir libre de químicos, pensamos en productos agroecológicos y orgánicos.

¿Pero es 100% libre de químicos?

El el caso de los productos orgánicos, estos 5 puntos anteriores son ley y el consumo de los mismos garantiza que están libres de productos de síntesis química.

Dentro se su normativa, tanto en nuestro país como a nivel mundial desde la cumbre de IFOAM en Mar del Plata 1998, no está permitido el uso de GMO.

Por lo tanto, para poder producir orgánico, si o si, se parte desde esta base y se tienen que tener en cuenta estos 5 puntos indefectiblemente.

Desde de la Agroecología, en estos 5 puntos, existen diferentes dos miradas o interpretaciones al respecto.

En la mayoría de los casos al igual que sucede con la producción orgánica, no se hace uso de ninguno de los primeros 5 elementos.

Pero, para la mirada de algunos productores, se puede ir acercando hacia la agroecología, eliminado progresivamente hasta dejarlos de utilizar por completo.

O puede suceder o que ante un evento casual, como un ataque de plagas o en una transición se utilicen por ejemplo, insecticidas químicos.

Esto queda siempre a criterio de cada productor, ya que no existen leyes, normas o regulaciones que lo especifiquen.

El hecho de que la producción orgánica la utilización de productos de síntesis química este regulada y en los productores agroecológicos quede a criterio de cada productor, es una primera diferencia.

Lugares donde se comercializan.

Este es, sin lugar a dudas, uno de los puntos en el que más se diferencian uno del otro.

En el caso de los productos agroecológicos, generalmente suelen encontrarse en una cadena más corta de comercialización, como puede ser las ferias del productor al consumidor, en nodos o en dietéticas o almacenes naturales.

PH. Infocampo.

Recientemente la UTT abrió un espacio de ventas mayoristas de productos agroecológicos y cooperativos que se suma a los 5 nodos de venta directa con los que ya cuenta.

Esto establece una venta directa en muchos casos, lo que beneficia tanto a productores como consumidores, con ventas más rentables para los productores y precios más accesibles para consumidores.

En el caso de los productos orgánicos, la venta de los mismos suele ser dentro de la cadena de comercialización convencional en lugares específicos, como dietéticas, almacenes naturales.

Aunque también están comenzando a aparecer algunos mercados específicos de productos orgánicos, como es BioMarket, Fresco o Restaurantes como BA Verde o Bio.

Lectura recomendada ➡️ ¿Porque los productos orgánicos son caros?

Costos de uno y otros.

En el caso de los Productos agroecológicos, al tratarse de una cadena más corta y en algunos casos, no haber intermediarios de por medio, suelen ser en general más accesibles.

En el caso de los Productos Orgánicos, el hecho de que para transportarlos, los vehículos tienen que cumplir con las normas de higiene y salubilidad (que la tendrían que tener con todos los alimentos).

Suele ser motivo de sobrecargas en el precio, como así también suele suceder, que el hecho de que muchas veces se trate de cantidades menores, también lo encarece.

Existe el mito de que el hecho de que los productos orgánicos cuentan con una certificación de terceros, que valida que se trata de un producto 100% libre de químicos, es decir orgánico.

Se construyó el mito de que esto los hace mas caros.

Cuando en realidad, lo que encarece verdaderamente, es que para poder sacar un producto orgánico al mercado, este tiene que cumplir con todas las normas de elaboración, lo cual constituye un costo en si.

Pero, ¿No tendrían que estar todos los alimentos habilitados para poder llegar a comercializar?

Todos recuerdan lo que paso con el caso de botulismo de dos hermanas con el Hummus Tsuki Macro Vegan.

Soy amigo de Maxi de Tsuki y estoy seguro que tuvo todos los recaudos necesarios, pero siempre un doble o triple control elimina mayores posibilidades de riegos.

Y esto me da el pie para abrir el tema de las certificaciones.

Dentro des estas cadenas existe también un diferenciador, pero tiene incidencia ya que es la validación de que se trata de un producto libre de químicos.

Certificaciones y garantías.

Para un productor orgánico, la diferenciación y la garantía para el consumidor es importante.

Un punto que suele ser polémico y que termina siendo clave, es el tema de la certificación que recibe el consumidor a la hora de adquirir un producto libre de agrotóxicos.

Este es uno de los puntos bisagra entre los dos sistemas de producción.

En el caso de la producción orgánica de nuestro país, existe lo que se conoce como certificación de terceras partes, que en la actualidad cuenta con 4 empresas habilitadas por SENASA a saber.

  • Letis
  • Food Safety
  • OIA
  • Argencert

Estos organismos triangulan y garantizan que un producto orgánico cumple con los requisitos para ser rotulado como tal cumpliendo bajo las normas de producción orgánica.

Más info sobre el proceso de certificación en este enlace.

Logo Orgánico Argentina

En el caso de la producción agroecológica se están comenzando a implementar los sistemas participativos de garantía y de hecho, se está avanzando desde Fauba en el tema.

Si bien en muchos países como Perú y en Europa ya funcionan, este sigue siendo una de las materias pendientes de la Agroecología por estos días.

Como el nombre lo sugiere, la participación directa de los productores e incluso de los consumidores en el proceso de garantía, no solamente se fomenta sino que puede ser un requisito.

Este sistema de brindaría al consumidor la seguridad y al productor transparencia necesaria para establecer credibilidad entre ambos.

Y te puedo asegurar que es la pata más floja de la Agroecología, por lo menos en nuestro país.

Ya que en el caso de conocer al productor y los principios que elige a la hora de producir es suficiente y totalmente válido, porque además, estamos apoyando a productores locales.

Cuando nos alejamos del lugar de origen y desconocemos la fuente, perdemos la garantía que no se utilizan agrotóxicos.

Cuando se comienza a agrandar la cadena de producción y perdemos contacto con el productor, te puedo asegurar que si no conoces, por ejemplo, cuáles son las frutas y verduras de estación.

Corres el riesgo de que fácilmente te vendan gato por liebre.

Más ahora que existen un montón de servicios y venta online de frutas y verduras orgánicas y agroecológicas, con una demanda en crecimiento.

¿Cómo puedes estar seguro de que no es lo mismo que podes conseguir en una verdulería?

No nos engañemos, estamos en Argentina, y si bien existen muchas personas honestas y comprometidas.

También existen otras que tienen facilidad para aprovecharse de la ingenuidad e inocencia de la gente.

PH. Varela al día.

Costo de las certificaciones.

Un tema no menor con respecto a las certificaciones, es el costo que muchos suelen utilizar como excusa para justificar la diferencia de precios de un producto orgánico.

Vamos a derribar un mito.

Las certificaciones en si, no son caras.

Lo que sí encarece, en una primera instancia, es que para poder certificar, se tienen que cumplir con todas las normas y los registros vigentes.

Pero, ¿No tendrían que estar todos los alimentos habilitados para poder llegar a comercializar?

No hace falta más que citar el caso de la intoxicación de botulismo de dos hermanas con el Hummus Tsuki Macro Vegan.

Conozco a la gente de Tsuki y me apeno mucho lo que sucedió, pero es un claro y simple ejemplo de lo que puede suceder cuando se comienza a crecer y se dificulta tener controles, que muchas veces desconocemos.

Y lo digo desde los dos lados, tanto del productor como del consumidor.

El consumidor de cada uno.

Si bien en ambos casos de trata de consumidores conscientes, una mirada que gana cada vez más espacios ante el inminente llamado desesperado de atención del planeta.

Existe un componente social y político que hace una diferencia a la hora de elegir si se consume agroecológico u orgánico.

Y este no es un dato menor como para pasar por alto.

Ya que la agroecología lleva la bandera del campesinado y las luchas sociales, mientras que la producción orgánica en nuestro país creció rápidamente al adoptar las normas internacionales de producción orgánica.

Las que le permitieron comenzar a exportar rápidamente y convertirnos en el segundo país después de Australia en volumen de producción orgánica.

Esto revela rápidamente, los sectores sociales que se ven involucrados en cada uno de los casos.

Conclusiones finales.

Tanto la Agroecología como la producción orgánica tienen un enfoque centrado al cuidado del medioambiente.

Lo cual las sitúa a las dos, en un área que las engloba que sería la ecología.

Entre las diferencias más representativas que tiene cada sistema, una y quizas la mas importante, es la cadena de comercialización.

En el caso de los productores agroecológicos, en la mayoría de los casos, la venta es directa, o en ferias, la cual es sostenible, en el caso de pequeños productores, pero difícilmente escalable.

En el caso de los productos orgánicos, suele ser en la mayoría de los casos, aunque se pueden encontrar en ferias, almacenes naturales, dietéticas o espacios especializados en productos orgánicos.

La agroecología tienen, en su origen, un enfoque social y muy vinculado a la soberanía alimentaria y fuertes lazos de compromiso con el campesinado.

Mientras que en la producción orgánica, lo social queda más vinculado a cada proyecto.

En cuanto a la transparencia, un producto orgánico, por normativa, va a ser 100% libre de químicos, mientras que uno agroecológico, va a quedar a criterio del productor.

Por lo cual lo recomendable, es buscar aquellos productores que ofrecen una certificación de garantías (en la feria de agronomía hay dos) o los conozcas y te brinden la confianza suficiente.

Fuentes.

Hot Cakes esponjosos y nutritivos con Harina de Algarroba, Azúcar Mascabo y Frutas

Nuevamente nos encontramos aquí para acercarles una receta que les ayude a generar nuevos hábitos alimenticios e incorporar alimentos nuevos a su dieta.

Como todos aquellos que nos leen y siguen, saben que somos fundamentalistas de la harina de algarroba (blanca)

Todavía hay muchas personas que no saben lo que se están perdiendo.

Es un producto muy nutritivo y saludable. Por eso, los invitamos a compartir esta receta y nuestro blog.

Esta receta la tomé hace tiempo del programa que se emite en el canal de la televisión pública “Cocineros Argentinos” pero le hice unos pequeños ajustes para darle un toque más nutritivo y también delicioso 🤤

Pancake, HotCake, Tortita. Existen muchas variantes de este postre en diferentes culturas y países, no sólo en los ingredientes sino en la forma de ser servido.

🥣 Ingredientes

  • 1 Huevo
  • 1 Taza y 1/2 de Harina (acá pueden optar por todo de algarroba o si son principiantes y quieren ir de a poco, pueden hacer 1 taza con harina integral y 1/2 con algarroba
  • 1 taza de Leche
  • 1 cucharada de Polvo para Hornear
  • 2 cucharadas de Azúcar Mascabo
  • 2 cucharadas de Manteca
  • 2 Bananas maduras
  • Arándanos

Respecto a las frutas, las dos opciones son riquísimas. y 100% COMBINABLES.

En un bol, batir a mano todos los ingredientes. La manteca debe estar derretida.

Una vez integrada, llevar al frío por media hora. 

Luego verter cucharones de masa como si fuese un panqueque (en sartén con manteca). Yo suelo hacerlos más chicos en relación al panqueque.

Una vez cocidas de un lado, dar vuelta y cocer del otro 😋

Acá les dejamos un link donde pueden encontrar la harina de algarroba, el azúcar mascabo y más productos orgánicos y naturales.

En nuestra sección de recetas, van a encontrar más propuestas y están invitados a contar sus experiencias para que compartamos en el blog.

Les saluda,
D.

M.A.P.O. El valor de lo Intangible. Sobre cómo nació este movimiento.

Agricultura años atras

Durante la mayor parte de la historia de la Agricultura, esta no atentó contra el equilibrio de la naturaleza.

Tan sólo en las últimas décadas, el hallazgo, la aplicación de nuevos productos y procesos tecnológicos fueron transformando en casi todo el mundo, la forma de obtener los frutos de la tierra.

Claro que este cambio fue acompañado por muchas otras modificaciones en la forma de producir bienes en general.

Los efectos sociales, políticos y económicos son múltiples y complejos (y están fuera del objeto de esta introducción).

Diremos solamente que el camino que la humanidad a venido recorriendo nos presenta consecuencias tanto deseables como indeseables.

Guillermo Schnitman

Texto del libro Los Orígenes de la Agricultura orgánica compilado por Marcelo País.

Conocí a Marcelo País en mi pueblo, San Marcos Sierras cuando impulsaba la creación de  la Asociación de Productores Orgánicos del Valle Ecológico (APOVE) en el año 2004.

Uno de los primeros pasos de la asociación, fue la promulgación de la ordenanza que prohibía el uso de transgénicos en el Valle de San Marcos Sierras.

Algo que ya se había acordado en la Asamblea de IFOAM Mar del Plata 1998 y era totalmente vanguardista para la zona.

Más de 10 años después me encuentro nuevamente con el, pero esta vez con parte de su obra, ya que, como verán mas adelante, fue uno de los impulsores den la creación de un movimiento orgánico que comenzó a gestarte a principios de los 90.

Cuando conocí a Ricardo Parra, Titular de Las Quinas y actual presidente de M.A.P.O. le propuse escribir sobre los orígenes fundacionales de MAPO.

Nunca pensé que iba a ser una tan agradable y enriquecedor conocer a los actores involucrados, ni que me iba a sentir tan identificado y sorprendido a la vez.

Hoy te traigo un post en el cual nos vamos a meter de lleno en esta institución que reúne a la mayoría de los actores involucrados en la producción orgánica de Argentina.

Un movimiento que cobra fuerza a medida que las generaciones más jóvenes comienzan a plantearse hábitos de consumo más saludables.

Y sobre todo, del impacto que tienen en el ecosistema cada una las elecciones que hacen.

Este movimiento comenzó muchos años atrás, con personas que hoy no están presentes, pero que hicieron lo necesario para que la producción orgánica cobrara forma y fuerza.

A esas personas, que fueron la punta del arado en la producción orgánica, van dedicadas estas lineas modo de de agradecimiento.

Movimiento Argentino para la Producción Orgánica.

logo de MAPO

En conversación con Gonzalo Roca, ex presidente de M.A.P.O. y productor orgánico durante 18 años en la localidad de Agustoni, La Pampa.

Me comentaba que, si bien el año fundacional de M.AP.O es en 1995, fue el resultado de hechos relacionados que fueron sucediendo consecutivamente.

En el año 1992, sale la normativa de Producción Vegetal y al año siguiente la de Producción Animal.

Si tenemos en cuenta el contexto global, Europa, que fue el primer continente en reglamentar la producción orgánica, lo hizo en el año 1991.

Lo cual nos posiciono temporalmente.

A su vez con muy pocas medidas, se pudo conseguir productos con poca o muy baja contaminación  para venderle principalmente a la Union Europea.

Click aquí para conocer las Normativas de producción orgánica de Argentina.

Ing. Molina
Tapa del Libro Hacia una nueva agricultura. del Ing. Molina

Una de las personas que no puedo dejar de mencionar, ya que aparece como una estrella titilante a medida que investigo más sobre el origen y fundación de MAPO es el Ing. Molina.

Pedro Landa, (OIA) menciona que la primera institución sin fines de lucro que comenzó a hablar de Agricultura Orgánica en argentina fue la Asociación Amigos del suelo.

El Ing. Molina, fundo en la década del 50 Amigos del Suelo y durante su ejercicio en la docencia enseñó e impulsó la Agricultura Orgánica.

Fue profesor titular de la Cátedra de Agricultura General de la Facultad de Agronomía de la UBA durante 20 años.

Especialista en recuperar tierras agotadas, ha hecho “milagros” en distintas partes del planeta, recuperando suelos destruidos por el mal uso.

Sin lugar a dudas, un pionero en la materia y un referente mundial cuando se habla de agricultura biológica y manejo de suelos.

Y ademas uno de los socios fundadores de M.A.P.O.

Pero la semilla que dio nacimiento a todo este movimiento, se plantó como veremos más adelante, en Nueva Zelandia, en el año 1994.

(Y Molina estaba ahí presente…)

Pero, a todo esto…que es M.A.P.O?

M.A.P.O. es la ONG sobre producción orgánica más importante de nuestro país, fundada en 1995 y cuenta al día de hoy con más de 1.500 productores asociados.

Registrada como Sociedad Civil sin Fines de Lucro, reúne a todas las entidades, personas, empresas u ONGs, que se relacionan de algún modo con la producción orgánica.

Esta conformada por productores, socios, certificadoras, investigadores, científicos, técnicos, educadores, empresarios y comercializadores orgánicos.

Ademas mantiene un vinculo de interacción con SENASA, INTA, INTI, el Ministerio de Agroindustria, la Facultad de Agronomía y cuenta con delegaciones en las distintas regiones del país.

Entre sus objetivos principales se encuentra la de:

  •  Promover la producción orgánica.
  •  Difundir y demostrar a la comunidad los beneficios del sistema de producción y de la alimentación orgánica.
  • Asegurar la calidad y la transparencia de los mercados orgánicos.
  • Expresarse con una sola voz en defensa del Movimiento Orgánico y sus integrantes.

Sobre su fundación.

Para Roca, la fundación del movimiento fue un hecho maravilloso.

Ya que significó un lugar de encuentro, con jornadas nacionales, conferencias.

Por sobre todas las cosas, un espacio para poder reunirse y compartir experiencias.

Facilitó a los productores orgánicos, que en muchos casos se encontraban solos y aislados, reunirse a compartir problemas de similar condición.

Roca me comentaba que el aislamiento, la falta de servicios y asesoramiento de los productores orgánicos en años previos a su fundación, encontraron resguardo en MA.P.O.

Contexto histórico.

En la década del 70 se reúnen en Versalles por iniciativa de Roland Chevriot de Nature et Progrès, Lady Eve Balfour, (Asociación de Suelos del Reino Unido), Kjell Arman (Asociación Sueca Biodinámica) entre otros.

Roland Chevriot imaginó la necesidad de coordinar sus acciones y permitir que los datos científicos y experimentales sobre la Agricultura Orgánica cruzaran las fronteras. 

Entendiendo que los problemas de calidad alimentaria y crisis ecológica son netamente globales, invitó a pioneros de la producción orgánica y afines a reunirse.

En ese momento nace IFOAM.

Que traducido sería Federación, Internacional de Movimiento de Agricultura Orgánica. 

¿Por qué te cuento sobre IFOAM?

Cada 2 años se desarrolla la Asamblea General de IFOAM donde se eligen los miembros de la junta directiva y se realizan los lineamientos para los años consecutivos.

Landa, que junto a Marcelo País y un grupo muy reducido de personas habían participado de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en el año 1992.

Deciden viajar a la X Asamblea de IFOAM que se realizó en Nueva Zelandia en el año 1994.

Ese viaje es fundamental para el nacimiento y creación de M.A.P.O.

Landa recuerda que el presidente de IFOAM en ese momento, Thomas Harding, les planteó la posibilidad (y el desafío) de organizar la asamblea general del año 1998 de IFOAM en Argentina.

Desafío para el cual necesitan, entre otras cosas contar con una Asociación Orgánica constituida. 

País, en el libro La Producción Orgánica en la Argentina, menciona.

“El impulso fundamental y fundacional surgió en una reunión mantenida en 1994, entre un nutrido grupo de Argentinos tirados en el pasto en un parque de la ciudad de Christchurch, Nueva Zelandia.”

Ese grupo, conformado por 10 personas firmaron un acuerdo en el cual se comprometían, en su regreso a la Argentina conformar una institución que reuniera a todos los actores que intervienen en la producción orgánica de nuestro país.

Ese grupo de 10 personas estuvo conformada por…

José María Macedo
Miguel Ángel Más
Jorge Samuel Molina
Laura Montenegro
Pedro Landa
Eduardo Colombato
Ricardo Bertolino
Marcelo Pais
Pedro O. Gómez
Diego Zeta
Gentileza de Gonzalo Roca.
Manuscrito Nueva Zelandia
Manuscrito redactado en Nueva Zelandia que dio origen a MAPO considerado como el primer documento fundacional

Nota. IFOAM es el organismo internacional que regula las equivalencias de las normas de producción orgánica para que sean compatibles en todo el mundo.

Nace el Movimiento.

Ya en Buenos Aires, este grupo de personas se abocan a la tarea de formar un movimiento que reuniera a todos los involucrados en la producción orgánica.

Con reuniones semanales en las oficinas de los distintos miembros y con el objetivo de crear un movimiento unico, unido y con el objetivo de hacer crecer lo orgánico sin mezquindades ni individualizamos.

Ademas, tenían por delante la tarea de organizar para el año 1998 XII Congreso de IFOAM, que seria el bautismo de fuego de este incipiente movimiento.

El 28 de Septiembre de 1995 en el aula magna de la Facultad de Agronomías se reúnen y se conforma EL movimiento Argentino para la Producción Orgánica.

invitación PARA LA CONSTITUCION DE mayo
Esta invitación la escribió el Ing. Jorge Casele, prohombre de la producción orgánica y miembro fundador del MAPO.

Gentileza de Gonzalo Roca.

IFOAM 1998, Mar del Plata, Argentina.

Un logro que tendría como resultado un hecho relevante para producción orgánica que fue la votación por unanimidad la exclusión el uso de organismos genéticamente modificados (OGMs).

Desde ese momento, los OGMs han sido categóricamente excluidos de la agricultura ecológica.

En una charla de Innovar Sustentabilidad, en la cual tuve el gusto de estar presente, Parra, dijo algo que me ayudo a comprender la importancia de producir orgánico.

El productor orgánico es un guardián de semillas. 

Y tiene consonancia.

Como vimos en IFOAM 1998, delegados de más de 60 países votaron unánimemente para excluir el uso OGM (Organismos Genéticamente Modificados) en la producción de alimentos y la agricultura orgánica.

¿Que quiere decir esto?

En el caso de una producción soja, trigo o maíz, para que sean orgánicos, necesariamente tienen que estar libres de GMO.

Enrrico Cresta, productor de maíz orgánico desde 1994 en Rio Cuarto, nada mas ni nada menos que en el corazón maicero del país.

En dialogo con Matias Longoni de Bichos de Campo, remarco a el le toca la tarea de cuidar que su maíz de mantenga libre de GMO.

El polen de los trangenicos es dominante, por lo cual necesita tomar todas precauciones y mantener la distancia necesaria para que su maíz se mantenga totalmente libre de transgénicos. 

Cresta valida la idea de que un productor orgánico es un guardián de semillas.

MAPO en la actualidad.

Ricardo Parra. Pte de MAPO.

En estos momentos el Movimiento Argentino para la Producción Orgánica se encuentra co-organizando con la secretaria de Producción La Primer Semana Orgánica.

Ricardo Parra, actual presidente de MAPO, nos confío que entre sus objetivos de gestión esta lograr una mayor visibilidad del Movimiento Orgánico y hacer crecer el numero de productores asociados a MAPO.

Pero por sobre todas las cosas conseguir federalizar el movimiento y poder brindarle toda la ayuda necesaria a los productores organicos.

Parra sueña para MAPO un espacio de encuentro para los productores organicos.

Casos modelo de producción orgánica.

Si bien la producción de alimentos de forma natural y orgánica para muchos no puede ser mas que un mito y para otros un verso y/o solamente un negocio.

Existen personas, pymes y productores que lo realizan de manera genuina.

Entendiendo y eligiendo con compromiso el camino de la producción de alimentos sin alterar el proceso evolutivo del planeta.

Como es el caso de Las Dos Hermanas, un refugio de Vida Silvestre desde 1989, área natural protegida e integra la Red Argentina de Reservas Naturales Privadas y productores organicos desde el años 1984.

Cito este caso en particular ya que en el año 1984 comienzan a producir sin el uso de insecticidas y herbicidas y 8 años después obtienen la certificación como productores orgánicos.

En el mismo año en que se crea la normativa de producción orgánica.

Bio, el primer restaurante Orgánico Certificado de Latinoamérica y caso testigo.

Administrado por las hijas de Marcelo Pais, uno de los miembros fundacionales y fundamental en la creación de MAPO.

Un caso testigo muy relevante en nuestro país es Hausbrot.

Ellos realizan toda la cadena de elaboración, desde la siembra, la cosecha y la molienda.

Producen tanto los cereales (trigo, cebada, centeno y girasol) como así también miel  en el campo Santa Elena, en Tres Arroyos.

Hoy ya cuenta con más de 30 sucursales y lo elegimos como un caso testigo por que es un productor orgánico que se desarrolló completamente en el mercado interno.

Esto rompe el paradigma de que la producción orgánica es solo de exportación y muestra un crecimiento sostenido a través de los años.

Otro de los ejemplos interesantes es el de Pampa Orgánica.

El primer grupo de Productores Orgánicos extensivos certificados de Argentina, con mas de 20 años de experiencia, lo que valida que producir orgánico es sostenible en el tiempo.

Este grupo realiza encuentros mensuales en los distintos campos donde comparan y comparten información.

Gonzalo Roca a quien entrevistamos con el motivo de este posteo y que fuera miembro de este grupo, nos comentaba lo enriquecedor de estos encuentros ya que cada productor se encuentra solo a la par de cientos de otros productores convencionales.

La posibilidad del intercambio de experiencias con otros productores dio la posibilidad de avanzar de manera conjunta, estableciendo parámetros reales sobre producción orgánica extensiva.

Un caso emblemático y que tuvo cierta notoriedad últimamente, miembro del grupo Pampa Orgánica es Enrico Cresta, que produce Maíz Orgánico desde hace 25 años nada mas ni nada menos que en Rio Cuarto, el corazón de la producción maicera.

En la actualidad están conformados dos grupos de trabajo, Grupo Pampa Orgánica Norte y Grupo Pampa Orgánica Sur, bajo la modalidad de CAMBIO RURAL del INTA.

La entidad madre que los nuclea es el MAPO.

Cerrando.

Para escribir este post contacte a varios de los socios, algunos de los cuales fueron miembros fundacionales y/o fundamentales en la creación y crecimiento de este movimiento.

Me aboque a la tarea de contactar a las personas que estuvieran a mi alcance con el objetivo de comprender que hechos y sucesos desencadenaron la fundación de este movimiento.

A ellos les estoy agradecido, por que me ayudaron a conocer por dentro este movimiento y también reconocer aspectos muy íntimos relacionados a mi padre, un pequeño productor de Aceite de Oliva, y a mi pueblo, San Marcos Sierras, conectado con Marcelo País.

Agradecimientos.

  • Gonzalo Roca, por su tiempo, dedicación y pasión.
  • Alejandra País por regalarme el libro La producción Orgánica en la Argentina, donde encontré mucha info y una fuerte convección con mi pueblo, San Marcos, la cual también tenia su padre.
  • A Pedro Landa. Reunirme con el valido la tarea silenciosa que desarrollo mi padre durante años y de la cual aprendí a valorar con el paso del tiempo.
  • A Ricardo Parra, por enseñarme una forma diferente de hacer las cosas.
  • A mi China Gris, por su amor incondicional.

Dicen que el hombre cuando planta un árbol del cual no va a disfrutar de su sombra, comprendió el destino de la vida.

A la memoria del Ingeniero Molina y Marcelo País.

Fuentes. 

Cordoba. una fundación de ingleses y argentinos hace 100% de producción orgánica.

La Argentina, segunda en el mundo en producción orgánica certificada.

La producción orgánica renueva su planificación estratégica

Alimentos Orgánicos.

Bichos de Campo.

Wikipedia. Eve Balfour. 

Enrico Cresta. Clarín. 

Innovar Sustentabilidad. 

Chacra Tv.

Tierra de Orgánicos. La Nación.