Comercio Justo. ¿Qué es realmente?

Hace un tiempo comencé a escuchar el término Comercio Justo, sobre comprarle directo al productor y ferias de productores en las cuales se compraba a un precio diferente al mercado.

¿Pero que engloba el concepto de Comercio Justo? ¿Es una práctica real o una combinación de palabras puesta de moda? ¿Existen en nuestro país prácticas reales?

¡Vamos a descubrirlo!

Primero que nada y para que te quedes tranquilo, el comercio justo es una práctica real y en nuestro país ya tenemos varios actores involucrados.

Englobado en los diez principios internacionales del Comercio Justo, es un concepto que ya tiene varias décadas de práctica.

Si bien es un término que comenzó a escucharse hace poco, lo cierto es que muchas personas lo desconocen completamente y estoy seguro que es una práctica a la que internet, va a favorecer enormemente.

Un poco de historia.

El comercio justo tiene como premisa el costo como límite del precio.

Una máxima acuñada por el anarquista de mercado Josiah Warren, como principio ético para la formación de precios prescribiendo una teoría del precio basada en el trabajo.

Warren afirmaba que la compensación “justa” por el trabajo realizado o por un producto sólo podía ser una cantidad equivalente de trabajo o de producto.

Los precios de compra y de venta se basan en el verdadero coste de la producción.

También garantiza condiciones laborales dignas y respetuosas con el medio ambiente.

Primeros pasos.

Ph. Conciencia Eco.

Tuvo su origen en Estados Unidos entre los años 40 y 50 y comienza como una colaboración entre importadores sin ánimo de lucro, comerciantes en los países del Norte y mujeres de bajos recursos de Puerto Rico.

Se trataba de productoras que vendían a precios bajos por su dependencia elevada de intermediarios.

Bajo la modalidad de un comercio solidario encontraron la posibilidad obtener ingresos adecuados por su producción, evitar los intermediarios innecesarios. Además el acceso a los mercados internacionales.

La primera tienda formal de “Comercio Justo” se abrió en 1958.

Con el tiempo fueron apareciendo varias organizaciones que certifican el Comercio Justo en Europa y América del Norte como “Fairtrade Foundation”, “TransFair” y “Rättvisemärkt”.

En 1997, las distintas organizaciones para el Comercio Justo de diversos países decidieron crear Fairtrade Labelling Organization (FLO) International, una organización paraguas cuya misión consiste.

  • Establecer los estándares del Comercio Justo a nivel internacional.
  • Apoyar, inspeccionar, certificar a los productores en desventaja.
  • Armonizar el mensaje del Comercio Justo de todo el movimiento.

¿Que atrás de una venta de comercio justo?

No solamente que el precio que estamos pagando es justo, es un sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio.

La definición consensuada internacionalmente es:

“Un sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales.

Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores y trabajadores desfavorecidos.

Organización Mundial del Comercio Justo, WFTO

Para identificar a los productos que están certificados bajo los principios de comercio justo, existe un logo que los identifica, al igual que sucede con los productos Sin TACC u orgánicos.

¿Qué es Fairtrade?

Es un sello de garantía que funciona como distintivo positivo ofreciendo al consumidor seguridad acerca de los valores éticos del producto.

Los productos que llevan el sello Fairtrade han sido producidos en condiciones de trabajo dignas y comprados a un precio justo que apoya el desarrollo sostenible de la organización productora.

Logo fairtrade

¿Cómo funciona?


El sistema Fairtrade audita a todas las entidades a lo largo de la cadena de
suministro, desde el productor, pasando por el trader hasta el producto final.

Podemos decir que existen dos puntas en esta cadena.

  • Agricultores y trabajadores de los países en vías de desarrollo.
  • Consumidores de países desarrollados.

Los primeros tienen la oportunidad de mejorar su nivel de vida y de planificar mejor el futuro.

A los segundos un instrumento eficaz para combatir la pobreza y promover el cambio social mediante sus compras diarias.

El Sello FAIRTRADE garantiza a los consumidores que el producto que están adquiriendo, cumple con los estándares sociales, económicos y medioambientales de Comercio Justo.

Adquirir artículos con este sello, es una forma de trabajar para que la igualdad y las condiciones laborales sean una realidad presente en la sociedad.

Para más info, click en este enlace,

Que sucede en Argentina.

Para conocer un poco más del tema, nos pusimos en contacto con Mariano Salerno, que trabaja para las Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores y Trabajadores de Comercio Justo (CLAC)

Su tarea con las organizaciones es ayudarlas a mejorar y fortalecerse en la aplicación de los en los principios de Comercio Justo.

Resumen por Mariano Salerno, de CLAC.

Me comentó que en nuestro país existen 6 organizaciones de pequeños productores bajo la certificación de comercio justo (Fairtrade), que elaboran principalmente miel y vino.

Además sobre los principios Comercio justo, el cuidado del medio ambiente, las condiciones de trabajo, responsabilidad social y el pago de las primas que favorecen el desarrollo local.

Uno de los detalles a tener en cuenta, que es el más importante además del pago de un precio justo, es el pago de una prima.

Un excedente sobre el precio del producto que se invierte en proyectos para el beneficio de los productores o trabajadores.

El caso emblemático de Tilimuqui, donde La Cooperativa La Riojana junto a la universidad de Chilecito, el en año 2010, en la localidad de Tilimuqui.

Donde se construyó el Colegio Agrotécnico “Ing. Julio César Martínez” y un pozo de agua que favorecieron al desarrollo de la región.

Ph. Universidad Nacional de Chilecito.

Surge por un convenio de colaboración entre la Asociación Comercio Justo, La Riojana Cooperativa Vitivinifruticola de La Rioja y la Universidad Nacional de Chilecito.

Quienes se pusieron de acuerdo para realizar las acciones necesarias para promover la creación y puesta en marcha de una institución educativa de nivel medio con orientación agrotécnica.

Capacitando a los jóvenes para promover el desarrollo sustentable, la creatividad y el trabajo en la producción agropecuaria.

Tilimuqui es una localidad el departamento de Chilecito con alrededor de 300 habitantes que viven en su mayoría de la cosecha de uvas y aceitunas.

Adrian Cagno, de Cooperativa La Riojana, nos comentó que la escuela se creó en el año 2010 y que egresados de la escuela están estudiando en la Universidad de Chilecito.

Que se encargó de crear el dictado de los contenidos, lo cual conformó una escuela secundaria con contenido universitario.

Fuentes.

Principios básicos del Comercio Justo.

1 –Crear oportunidades para los pequeños productores con desventaja económica y social.

2- Establecer y mantener relaciones comerciales solidarias, estables y de largo plazo, basadas en el diálogo y en el respeto entre productores, compradores  y consumidores.

Todos los actores comerciales involucrados deben respetar los principios de la democracia, transparencia y rendición de cuentas.

3 – Pagar un precio justo (acordado entre los actores de manera dialogada, responsable y participativa, que cubra los costos de producción, una remuneración digna del trabajo y pueda ser sostenido por el mercado) a las organizaciones de productores y a los productores.

Además el pago de una prima social (para inversiones comunitarias) y un pre-financiamiento (mínimo 50% del valor del pedido final) para garantizar la sostenibilidad del negocio.

4 – Al centro de la relación económica están los seres humanos no la maximización de las ganancias.

5 – El rechazo rotundo a la explotación infantil y al trabajo forzoso.

6 – La no discriminación por motivos de raza, clase, nacionalidad, religión, discapacidad, género, orientación sexual, afiliación sindical, afiliación política, VIH/SIDA, edad o de cualquier otra índole.

7 – Garantizar la libertad de asociación y un entorno de trabajo seguro y saludable para los empleados y/o miembros, así como condiciones de trabajo dignas. Dignificar el trabajo.

8 – Fomentar el desarrollo de las capacidades y las habilidades, sobre todo, de los más desfavorecidos y más vulnerables: jóvenes, mujeres, ancianos, discapacitados, entre otros grupos marginados.

9 – Los actores involucrados en las relaciones de comercio justo también promueven activamente los principios y valores del comercio justo tanto a nivel local como continental e internacional.

10 – Practicar y defender la sostenibilidad ambiental en todos los niveles de la cadena comercial.

Fuente.

Consumo responsable, hacia un cambio de paradigma.

En estos últimos tiempos estamos entrando en un cambio de paradigma real en el cual los consumidores se están empoderando.

Entendiendo y analizando mucho, más los aspectos que engloban al todo de un producto, más allá del precio y el diseño de la etiqueta.

Lejos quedaron las épocas del Marketing instalador de tendencias con propagandas carentes de información que proponía e insertaba tendencias banales.

Y en la mayoría de las veces nocivas para la salud y el medio ambiente.

La llegada de Internet y la facilidad al acceso de la información cambió las reglas de juego, el paradigma de la comunicación, y sobre todo el la forma de consumo.

El impacto que tiene una producción en el medio ambiente, ingredientes, costes de comercialización y las cadenas de valor que aparecen implicadas en una producción, son analizadas en detalle.

Consumo responsable.

Nace así, el consumidor responsable.

Una persona informada y consciente de sus hábitos de consumo.

Englobado por Las Naciones Unidas dentro de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), consiste en fomentar el uso eficiente de los recursos y energía, infraestructuras que no dañen el medio ambiente y la mejora del acceso a los servicios básicos.

En la sociedad de consumo en la que vivimos, es fácil dejarse llevar y ser manipulados por la publicidad.

Como la creación de empleos ecológicos (también conocidos como empleos verdes), justamente remunerados y con buenas condiciones laborales.

El concepto de consumidor responsable es relativamente nuevo y se refiere a los hábitos de consumo.

Plantea que los seres humanos podemos cambiar nuestros hábitos de consumo ajustándonos a necesidades reales y a las del planeta, escogiendo opciones que favorezcan el medio ambiente y la igualdad social.

Fuente. Viva Sano.

Para ello, priorizar el impacto ambiental de los productos que consumimos, elegir compañías con prácticas responsables probadas, que respeten la justicia social y el medio ambiente es un primer paso.

¿Y qué es el consumo responsable?

Una forma de consumir que tiene en cuenta los impactos sociales, económicos y ambientales.

Sobre las materias primas y los procesos de fabricación de los productos que adquiere y toma a estos factores fundamentalmente decisivos al momento de su compra.

En el caso de las empresas, el Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sustentable define la responsabilidad social empresaria como…

“El compromiso permanente de las empresas de comportarse éticamente y de contribuir al desarrollo económico, al tiempo que se mejora la calidad de vida de los trabajadores y sus familias, así como de la comunidad local y la sociedad”.

¿Qué son los empleos verdes?

Los empleos verdes son cruciales para el desarrollo sostenible y responden a los desafíos mundiales de protección del medio ambiente, desarrollo económico e inclusión social.

¿Cómo ser un consumidor responsable?

  • Cuida el agua. En argentina no somos conscientes de la suerte que tenemos de tener agua en abundancia y eso se nota cuando nos lavamos los dientes. No hace falta dejar la canilla abierta, lo mismo en la ducha 😉
  • Cuida la luz. Apagar todos los artefactos cuando no se usan y las luces de las habitaciones vacías también nos convierte en consumidores responsables.
  • Reciclar. Ir al chino o la verdulería con una bolsa de compras, o utilizar bolsas y papel reciclado, como así también realizar un compost son maneras muy sencillas de colaborar.
  • Adquiere lo necesario para evitar el desperdicio. Salir del papel pasivo donde solo compramos por comprar.
  • Compra local. Entre más local puedas comprar, mejor, así ayudarás a la economía de tu región y evitas la huella de carbono.
  • Preguntar e investigar. Para mi la más importante y clave para conocer la forma y los motivos de producir los alimentos, para saber si afectó al medio ambiente, si usa pesticidas, químicos, etcétera. Saber el nombre del productor implica ir un paso más allá, conocer los motivos que lo impulsan, también.
  • Investiga de dónde viene lo que compras. En caso de no adquirirlo directamente con el productor, sino con el intermediario.
  • Comercio Justo. Esto implica que en toda la cadena de elaboración hubo condiciones laborales equitativas.
  • .Prefiere aquellos alimentos que estén vinculados a una cultura, territorio y sobre todo, la temporada. Los tomates solo se cosechan en verano. 🍅
  • Procura que sea un producto bueno para ti y que te guste comerlo.
  • Elige los alimentos que estén libres de manipulación genética, (GMO Free) químicos, pesticidas y aditivos químicos. Ya sean orgánicos u agroecologicos.
  • OJO! Cuando compras a un supermercado, el dinero se va a grandes empresas, lo cual significa perpetuar la alimentación industrializada.
  • ¡No regatear! Si lo haces no estás comprando a un precio razonable, además afectas al productor. Valora el trabajo que hay detrás de su mercancía. Esto es para mi, uno de los aspectos más importantes. El productor es el eslabón más débil (y el más importante) en la cadena de valor de un alimento.
  • Cuida la luz. Apagar todos los artefactos cuando no se usan y las luces de las habitaciones vacías también nos convierte en consumidores responsables.
Cómo ser un consumidor responsable.

Imagen. Europapress

Fuentes.

Argentina Sustentable AMARTYA

América Retail.

Sustentabilidad. Definicion.

Bueno, limpio y justo. ¿Que es el consumo responsable?